Como ya hemos hablado en ocasiones anteriores, seguimos dándole vueltas al tratamiento de la escoliosis. Esta vez vamos a contaros como intentamos tratarlo a través del método Pilates, ademas de combinarlo con el tratamiento de RPG.

Basándonos en los principios de Pilates de Elongación Axial (Columna alargada hacia el techo), respiración (utilizar bien la respiración con el diafragma), articulación de la columna (evitar rigidez en cualquier segmento de la columna), organización de cintura escapular (intentar compensar las desviaciones que se producen en cabeza, cuello y hombros) y control central (buscar esa estabilidad central que se pierde en el paciente con escoliosis), intentaremos dar una mayor calidad de vida y conseguir un movimiento mas funcional en nuestros clientes.

En los que se refiere a la elongación axial el cliente debe buscar, en la medida de lo posible su posición mas alargada de columna, y a partir de ahí realizar ejercicios con diferentes formas de activación muscular para poder asentar y establecer en el cuerpo esa sensación de elongación.

En los pacientes con escoliosis se produce colapso a nivel de la caja torácica que dificulta la respiración, por eso el mejorar la respiración a través del diafragma hacia los segmentos colapsados no solamente nos ayudara a mejorar a nivel de postura sino que también conseguiremos que esa insuficiencia respiratoria producida por el colapso en las costillas vaya desapareciendo.

Normalmente cuando se producen curvas anormales en la columna siempre nos encontramos con una rigidez o falta de movimiento en las vertebras. Con la articulación de la columna buscaremos que esa rigidez sea la menor posible, siempre con mucho control de que ese movimiento no acentúe la curva de nuestra columna. Por lo tanto siempre buscaremos movilidad con control y al igual que en el caso de la elongación axial buscando un control y activación muscular que controle nuestra postura.

Normalmente con la escoliosis aparece una des compensación a nivel de cabeza, cuello y hombros y/o a nivel de la pelvis, lo cual intentaremos compensar con todo lo que hemos descrito hasta ahora.

Una buena estabilidad central es una buena base para buscar la armonía en el resto del cuerpo y esto se puede tratar en los ejercicios que utilizamos en el método Pilates.

Un buen triángulo formado en cabeza cuello y hombros nos asegura el éxito en el movimiento funcional de nuestras extremidades superiores, con ese movimiento eficiente en nuestras extremidades superiores conseguiremos organizar la postura en la cintura escapular y evitar que los cambios producidos por la escoliosis sigan avanzando.

Con este pequeño resumen esperamos ayudaros en la idea del trabajo de la escoliosis mediante el movimiento y la postura eficiente.

Un saludo.